Valladolid Circular afianza su estrategia como ciudad referente en Europa

La economía circular, a debate en la jornada ‘Metabolismo Urbano y Dinamismo Empresarial’, que se desarrolló el pasado 24 de marzo

La economía circular supone un giro obligado para la transformación económica del siglo XXI. No en vano es uno de los pilares del Pacto Verde Europeo que implica el doble objetivo de la transición ecológica y digital para lograr un continente climáticamente neutro en el año 2050.

Valladolid ha vivido una semana ‘circular’ muy intensa. Su hoja de ruta en economía circular, que se afianza cada año desde su adhesión a la declaración de Sevilla en 2017, ha sido incluida como referente en la ‘Circular City Funding Guide’, que recoge las mejores prácticas que propone la Unión Europea para promover el crecimiento económico desde el nuevo modelo sostenible. Por otra parte, el Ayuntamiento de Valladolid, a través de la Concejalía de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, se ha adherido al nuevo ‘HUB ECCUS-Economía Circular y Ciudades Urbanas Sostenibles’, un polo de innovación que reúne a 9 ayuntamientos y 8 centros y empresas tecnológicas con la idea de propulsar ese giro radical que necesitan tanto las administraciones como los ciudadanos y las empresas.

El promotor de esta iniciativa pionera en España ha sido el Ayuntamiento de Gavà (Barcelona), que también ha sido una de las ciudades, junto a Gijón y Valladolid, que participó el miércoles 24 de marzo en la jornada ‘Metabolismo Urbano y Dinamismo Empresarial’. La jornada, organizada por la Agencia de Innovación del consistorio vallisoletano en colaboración con el Foro de Ciudades por el Empleo, se ha desarrollado dentro del proyecto europeo de cooperación entre España y Portugal (Interreg-Poctep) Circularlabs.

En el encuentro, que abrió la concejala Charo Chávez y moderó Jesús Gómez, gerente de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico, empresas y ciudades han compartido temas novedosos como la Estrategia Regional de Economía Circular, a cargo de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León o un estudio del Observatorio de las Ocupaciones del SEPE que marca las tendencias del mercado laboral en el ámbito de la economía circular. ¿Qué sectores despuntarán? ¿Qué profesiones serán las más demandas? ¿Qué carencias de formación tendrán los nuevos profesionales? Emerge el nuevo perfil de gestor en economía circular y ámbitos como el ecodiseño, la digitalización para gestión de big data o la bioeconomía, entre otros, son protagonistas de este nuevo guión profesional. Un estudio prospectivo más necesario ahora que nunca, teniendo en cuenta que la UE subraya que la nueva economía generará 125.000 empleos en 2025. Muchos de ellos relacionados con la refabricación, y reutilización.

Porque si hay un dato claro que arroja el tema circular es la cantidad de aspectos que tenemos que cuestionarnos: ¿ Y si lo que compramos se pudiera reparar, refabricar, reutilizar o renovar un número elevado de veces? ¿Y si innovamos y empezamos a hacer las cosas de manera diferente? ¿Y si empezamos a diseñar los productos pensando en alargar la vida útil el mayor tiempo posible? Son algunas de las cuestiones que abordaron las más de diez sesiones de la jornada.

Herramienta útil

Un tema central fue el Informe de Metabolismo Económico y Flujo de Materiales para las ciudades y las ventajas que representa. Se trata de una herramienta que permite conocer «la suma de procesos técnicos y socioeconómicos que tiene lugar en la ciudad dando como resultado el crecimiento, la generación de energía y la eliminación de residuos».

Es un enfoque en el que las ciudades se consideran organismos ‘vivos’ con un metabolismo propio que viene determinado por el flujo de las materias que entran y salen. Conocer ese flujo a lo largo de un periodo de tiempo nos muestra la foto de aquellos sectores en los que hay un mayor potencial de actuación a la hora de desarrollar un modelo circular. Valladolid ha centrado su estudio en los polígonos industriales.

Esta poderosa herramienta permite, desde la perspectiva de los ayuntamientos, analizar, planificar y ejecutar en el marco de la economía circular políticas que favorezcan e impulsen iniciativas empresariales que generen nuevos modelos de negocio centrados en la valorización de residuos, en el diseño de productos, o en la utilización de subproductos. Además, identifica los sectores con mayor potencial para su trasformación.

Un dato que arroja este primer análisis es que el sector industrial de Valladolid cuenta con un importante potencial para el desarrollo de proyectos circulares, la generación de sinergias entre empresas y la identificación de residuos con potencial de valorización, para generar mercados secundarios.

La importancia de los residuos como materias primas se abordó en la jornada con la experiencia de RECIRCULAR, empresa que ha generado un espacio de intercambio industrial con la gestión de nuevas materias primas a partir de los residuos. Por otro lado la AVAGEST (Asociación Vallisoletana de gestores de Residuos) compartió su visión respecto a la transformación de un sector que vive en un continuo proceso de cambio.

Además, la Asociación de empresarios EDUCA como impulsora de la economía circular en el ámbito empresarial presentó experiencias locales como el I Desfile de moda circular a cargo de una empresa vallisoletana o la importancia del sello para productos circulares que este colectivo está promoviendo para ayudar a las empresas y consumidores a producir y consumir respectivamente bajo criterios de economía circular.

En el cierre de la jornada, Rosa Huertas, directora del Área de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, señaló que estamos ante tres transiciones, la digital, la ecológica y la circular. Todas ellas conforman los cimientos de la sostenibilidad y el reto es abordarlas a la vez para aprovechar al máximo sus sinergias.